header-area-background-wrapper
Menú
site-banner
center-left-menu

¿Cómo funciona?

1 min de video
center-right-menu

Crear una sociedad para expatriados

Si usted es un expatriado, crear una sociedad offshore —bien sea una sociedad comercial internacional (International Business Company o IBC), una sociedad limitada (Limited Company o LC) o una sociedad de responsabilidad limitada (Limited Liability Company o LLC)— puede ser una solución ideal cuando se prestan servicios personales. Una empresa de servicios personales (Personal Services Company o PSC) permite a quienes viven fuera de su país de origen aprovechar las configuraciones de planificación fiscal y reducir las cargas tributarias si no residen actualmente en su país de origen y si tienen que viajar a menudo y facturar en el extranjero con fines laborales.

Al crear una sociedad offshore, un expatriado que trabaje para un contratista independiente —al margen del sector en el que desarrolle su actividad— puede facturar a través de la sociedad, en lugar de facturar como persona física. El propietario de la sociedad puede entonces percibir dividendos, comisiones de consultoría y/o un salario de la empresa registrada en una jurisdicción extraterritorial.

Una sociedad limitada (Limited Company) que funcione como una sociedad de servicios personales (Personal Services Company) es eficiente no sólo con fines fiscales, sino también para optimizar la facturación y para posibilitar la apertura de una cuenta bancaria offshore, que permite al beneficiario efectivo recibir dinero de empresas radicadas en cualquier parte del mundo y en las divisas que mejor se adecúan a sus necesidades.

Constituir una sociedad comercial internacional (International Business Company o IBC), una sociedad limitada (Limited Company o LC) o una sociedad de responsabilidad limitada (Limited Liability Company o LLC) en lugares como las Seychelles, Hong Kong o Delaware, respectivamente, también permite al contratista independiente demostrar profesionalidad mediante un nombre de sociedad registrada. Y el propietario de la empresa también puede disfrutar de privacidad cuando registra una sociedad en una jurisdicción que no tiene registros mercantiles públicos, o incluso puede optar por nombrar un consejero representante y/o un accionista representante para tener más confidencialidad. La sociedad offshore también puede permitir a un expatriado mantener instrumentos de inversión internacionales, incluidas acciones cotizadas y no cotizadas de otras empresas, bonos y materias primas a nombre de la sociedad.

SFM trabaja en 15 jurisdicciones distintas y ofrecemos a los expatriados la posibilidad de constituir una sociedad offshore en tan sólo 24 horas, seguida de la apertura de una cuenta bancaria internacional en cuestión de días.

SFM puede gestionar por usted todos los procesos de constitución de la sociedad y apertura de cuentas bancarias de principio a fin. Ofrecemos un único lugar para todas sus necesidades de servicios corporativos y de apertura de cuentas bancarias. Para comenzar el proceso hoy mismo, cumplimente un formulario de solicitud online en el siguiente enlace: SOLICITAR AHORA

 

Incorpore su propia empresa