header-area-background-wrapper
Menú
site-banner
center-left-menu

¿Cómo funciona?

1 min de video
center-right-menu

Crear una sociedad para la custodia de propiedades inmobiliarias

Crear una sociedad offshore para el mantenimiento de una propiedad inmobiliaria, independientemente del país en que esté ubicada la propiedad, se ha convertido en un fenómeno habitual. Actuando como una sociedad extranjera de cartera inmobiliaria, la empresa offshore permite al/a los beneficiario(s) efectivo(s) disfrutar de un mejor régimen fiscal y reducir muchos de los costes asociados con la inversión en propiedades inmobiliarias en el extranjero.

Si la propiedad inmobiliaria está a nombre de una sociedad comercial internacional (International Business Company o IBC), como en las Islas Vírgenes Británicas, las Seychelles o Belice, y dicha propiedad se utiliza para generar rentas por alquiler —dependiendo del país donde se ubique la propiedad— es posible que la sociedad offshore reduzca el nivel efectivo de cualesquiera retenciones a cuenta sobre las rentas mediante la correcta estructuración o financiación. Con relación a las ganancias del capital, en el caso de la venta del inmueble, una vez éste sea propiedad de una sociedad de cartera offshore, este tipo de renta puede no estar sujeta a tributación o puede tener una fiscalidad reducida dependiendo de la jurisdicción onshore donde se ubique la propiedad.

Asimismo, vender un inmueble propiedad de una sociedad offshore es más eficiente y puede realizarse más rápidamente que cuando es propiedad de una persona física, ya que la venta simplemente conllevaría la transferencia de acciones de la sociedad al comprador de la propiedad inmobiliaria. Este tipo de transacción también puede ahorrar al beneficiario efectivo costes como los gastos legales y el impuesto sobre actos jurídicos documentados.

Además, el impuesto de sucesiones —en el caso de transmisión a herederos— no sería de aplicación si una sociedad offshore es la propietaria del bien inmueble. Por otra parte, en el caso de fallecimiento del beneficiario efectivo, puede evitarse la validación del testamento, lo que significa una transferencia simplificada y más optimizada de la propiedad del inmueble.

La privacidad es otra razón para optar por una sociedad offshore para mantener propiedades inmobiliarias, ya que en muchas jurisdicciones offshore no hay registros mercantiles. Y para obtener más confidencialidad, tales sociedades pueden constituirse con un consejero y/o accionista representante, que puede actuar en nombre del beneficiario efectivo, con lo que el nombre del propietario no aparece en los documentos corporativos de la sociedad.

Una vez se ha constituido la sociedad offshore, puede abrirse una cuenta bancaria internacional a nombre de la empresa, y esta cuenta puede ser la que se utilice para los ingresos de las rentas por alquiler cuando sea necesario o en la que se efectúe la transacción final cuando finalmente se lleve a cabo la venta de la propiedad inmobiliaria. Esta cuenta también puede emplearse para administrar las comisiones y pagos a gestores inmobiliarios, evitándole al beneficiario efectivo el uso de sus cuentas personales.

SFM trabaja en 15 jurisdicciones distintas y ofrecemos a las empresas la posibilidad de constituir una sociedad offshore en tan sólo 24 horas, seguida de la apertura de una cuenta bancaria internacional en cuestión de días.

SFM puede gestionar por usted todos los procesos de constitución de la sociedad y apertura de cuentas bancarias de principio a fin. Ofrecemos un único lugar para todas sus necesidades de servicios corporativos y de apertura de cuentas bancarias. Para comenzar el proceso hoy mismo, cumplimente un formulario de solicitud online en el siguiente enlace: SOLICITAR AHORA

 

Incorpore su propia empresa